Patrimonio de COLINDRES

Dentro de este pequeño término municipal podemos distinguir dos Colindres muy diferentes. Por un lado el Colindres de todos conocido, situado junto a la ría y el puerto, atravesado por la antigua carretera de Bilbao, y con un carácter claramente urbano. Es el Colindres vinculado al mundo de la mar, con uno de los puertos pesqueros más activos de Cantabria, y también el Colindres industrial, comercial y de servicios, donde se concentra la mayor parte de la población municipal. Muy distinto es el otro Colindres, el de Arriba, origen histórico de la población, con numerosas casonas blasonadas y un poblamiento disperso en varios barrios: Puerta, Santolaja, San Juan y San Roque. Este Colindres alto tiene escasa población y es plenamente rural, un reducto de tranquilidad separado de la autovía y las carreteras. Históricamente, en cambio, no estuvo aislado, y los cuatro barrios mencionados eran atravesados por el camino real que desde la villa de Laredo conducía hacia Burgos, ruta que siguiera el emperador Carlos V en su último viaje, en 1556, camino del monasterio de Yuste.

Además de las casas mencionadas en la parte inferior , hemos de destacar dentro del patrimonio  histórico-artístico la casa de los capitanes, donde podremos observar una inscripción que dice: “”fabricose esta casa por los capitanes comandantes de infantería, don Bartolomé y don Felipe de Palacio. Año 1728”. Las antiguas escuelas de Colindres que hoy en día es el edificio donde se ubica el ayuntamiento y el quiosco de la música revestido de azulejos fabricados a principios del siglo XX (1913) en las fábricas de Triana de Sevilla, representando escenas de El Quijote.

Camino Real
El Camino Real es un camino que desde la villa de Laredo conducía hacia Burgos, ruta que siguiera el emperador Carlos V en su último viaje, en 1556, camino del monasterio de Yuste. Pasaron otros ilustres personajes como la propia Reina Isabel La Católica.
Iglesia de San Juan Bautista
Esta iglesia se ubica en Colindres de Arriba y fue el núcleo sobre el que se desarrolló, en el siglo X, el concejo de Colindres. Fue construida sobre el antiguo Monasterio de San Juan y San Jorge. Se trata de un edificio del gótico tardío y el clasicismo renacentista, formada por una sola nave y ábside poligonal. En su interior se encuentra un importante retablo romanista del primer tercio del siglo XVII con esculturas y relieves en sus tres pisos y cinco calles. Además, hay otros dos retablos de la época y cuatro capillas a los lados de la nave, pertenecientes a otras tantas familias ilustres como son los Alvarado, Castillo, Puerta y Mori. Los miembros de estos mayorazgos tenían derecho a ser enterrados en distintas capillas y era tan importante para ellos que llegaban a hipotecar sus propiedades para su construcción y mejora.
Iglesia de San Juan Bautista
Esta iglesia se ubica en Colindres de Arriba y fue el núcleo sobre el que se desarrolló, en el siglo X, el concejo de Colindres. Fue construida sobre el antiguo Monasterio de San Juan y San Jorge. Se trata de un edificio del gótico tardío y el clasicismo renacentista, formada por una sola nave y ábside poligonal. En su interior se encuentra un importante retablo romanista del primer tercio del siglo XVII con esculturas y relieves en sus tres pisos y cinco calles. Además, hay otros dos retablos de la época y cuatro capillas a los lados de la nave, pertenecientes a otras tantas familias ilustres como son los Alvarado, Castillo, Puerta y Mori. Los miembros de estos mayorazgos tenían derecho a ser enterrados en distintas capillas y era tan importante para ellos que llegaban a hipotecar sus propiedades para su construcción y mejora.
Ermita de San Roque
Ermita de San Roque
Ermita de San Roque
Ermita del siglo XVIII, reconstruida en su lugar original tras sufrir un incendio. Destinada a albergar al santo que le da nombre, la ermita de San Roque fue edificada para eludir la peste, tan común en la época. Junto a la ermita se encuentra la centenaria Encina de San Roque.
Palacio del Infantado
Es un espectacular conjunto de porte palaciego, construido en mampostería, excepto la sillería de sus esquinas, está en ruinas desde el desembarco francés de 1639. Su construcción, de dos torres unidas por un cuerpo central, sigue la típica tipología cántabra. Su planta es cuadrada y el tamaño y asimetría de los pequeños huecos y ventanas demuestran que su finalidad inicial era defensiva. Perteneció a la familia Alvarado, de quien es el escudo que hay sobre el balcón central, con yelmo (símbolo de Infanzona o nobleza castellana de segunda categoría) y armas de Alvarado, Bolívar y Saravia. Los Alvarado son uno de los linajes más antiguos y señalados de Cantabria. En la actualidad su estado de conservación no es bueno.
Casa de Mori
Casa de Mori
Casa de Mori
La casa de los Mori es una de las más antiguas de Colindres, establecida en la villa desde antes del siglo XV. En ella, sobre la puerta, vemos un escudo muy antiguo de línea gótica sin adorno alguno y con el campo partido. Aparece un esqueleto con una guadaña y un árbol con animales empinantes. Son las armas de Mori, además aparecen las armas de Sarabia. El linaje Mori es uno de los más antiguos de Colindres. Tenía su casa solar junto a la ermita de Nuestra Señora de la Merced y poseían varios molinos de marea, viñas, naranjos y la famosa cruz de Mori (en la casa Cachupín), además de su capilla en la iglesia. El lema familiar era “Mallo Mori Quam Faedari” (antes morir que pecar).
Casa Agüero
Casa Agüero
Casa Agüero
La Casa de Agüero fue recientemente reconstruida aunque es bastante humilde, data del siglo XV-XVII. Cuenta la tradición que alojó una temporada a Bárbara de Bloomberg, madre de don Juan de Austria, aunque hay otros autores que colocan su residencia en el Palacio del Infantado. La casa es antigua, la puerta de arco ojival y la construcción más austera que el resto de casonas de Colindres, como prueba el hecho de que tenga una sola planta en mampostería cubierta a dos aguas. Perteneció a don Pedro González de Agüero, nacido en Agüero en el año 1625, que se casó con doña Juana de Pereda, Salazar y Castillo, quienes fueron poseedores de los astilleros de Colindres. Esta familia es una de las más antiguas e ilustres de Cantabria y tuvo su solar en el pueblo trasmerano del mismo nombre. El escudo de la familia Agüero está en la fachada, bajo el alero. Hay otro escudo en la esquina de la casa y con campo redondo, por ser de una dama. Son las armas de Pereda, Ontañes, Salazar y Mori, el escudo familiar de la esposa de don Pedro González de Agüero.
Casa Serna
La casa de Serna se encuentra en estado de ruina, aunque no puede ocultar su ilustre pasado, cuna de importantes caballeros, como don Francisco de la Serna o Alvarado, caballero de Calatrava. El escudo, aunque está muy desgastado, se le ve timbrado por una cabeza de león y dividido en seis cuarteles con las armas de Serna, Bolívar, Puerta y Alvarado.
Casa del Mazo
Esta bella casa situada en el barrio del Mazo, es del siglo XVI-XVIII. En origen fue una torre medieval, su planta es rectangular, tres cuerpos de pisos y cubierta a cuatro aguas, tiene una portalada de arco carpanel, un balcón central corrido y escudo en el frontal, bajo solana. En esta casa nació don José Pérez García (1726-1814), que escribió la primera historia general de Chile. La magnífica pieza heráldica con cabeza humana y dos leones por soporte, es de campo redondo y se apoya sobre mascarón. En él podemos ver una cruz floreteada en punta de tres panelas y bordura general cargada de ocho aves. Es un escudo muy parecido al que usó el linaje Limpias, que tuvo representación en Colindres.
Casa de los Bolívar
La casa de los Bolívar es una casona típicamente montañesa con dos escudos. Se encuentra en el barrio de La Redonda y presenta soportales de arco escarzado y dos balcones en la fachada principal. Ambos van timbrados por la corona del marqués, soportada por dos amores y bajo la punta una cabeza infantil y adorno de lamberquines con dos cabezas femeninas a los lados. Llevan cruz floreteada, quizás de Santiago. El escudo de la izquierda son las armas de Gómez y Hoyo y el escudo de la derecha representa las armas de Gil de la Redonda, Bolívar, Sarabia y Alvarado.
Escudo de la Casa de la familia Puerta
La casona de la familia Puerta, recientemente reformada, aún conserva las armas de esta noble y antigua familia de Colindres. En el barrio de Santolaja, al que se llega por un camino frente al palacio de Gil de la Redonda, vemos un escudo timbrado por yelmo con las armas de Puerta, Serna y Espina. El apellido Puerta está en Colindres desde muy antiguo. Posiblemente tomaron su apellido del barrio de La Puerta, donde pudo existir alguna muralla con puerta de salida de la villa. Juan de la Puerta era un escribano en 1512. En el año 1667 aparece empadronado como hidalgo Lucas de la Puerta Alvarado, ausente en Indias, hijo del alférez Bernardino de la Puerta Alvarado y Catalina de Rosillo Alvarado. El licenciado don Juan Francisco de la Puerta Ocina, abogado de los Reales Concejos y su mujer, doña María Espina Setién, vivían en este barrio. Aún aparece empadronado otro matrimonio de este apellido.
Palacio Gil de la Redonda
El Palacio de Gil de la Redonda del siglo XVII-XVIII, es una excelente casona con dos escudos. Esta magnífica casa, con dos piezas heráldicas de muy buena talla, cuenta con tres pisos, dos de ellos de sillería, y tejado con cubierta a cuatro aguas. El escudo de la izquierda presenta corona sostenida por dos amores, adorno de lamberquines y bajo la punta una figura humana mordiendo una maroma. Contiene las armas de Gil de la Redonda, Bolívar y Alvarado. El escudo de la derecha pertenece a una dama por su campo redondo y figuran las armas de Velasco y de Arce. Son los escudos de don Nicolás Gil de la Redonda y su mujer, doña Ángela de Velasco.
Casa de Villota de Casa Cachupín
La Casa de Villota o Casa Cachupín del siglo XVIII, es una de las más hermosas de Colindres, casona escudada perteneciente a una de las familias más antiguas de España. Con su tejado a cuatro aguas, su soportal de dos arcos rebajados y un largo balcón que alberga el escudo. Casona de estilo Clásico Montañés (estilo tradicional que se daría en Cantabria desde finales del siglo XVI y durante todo el siglo XVII). La casona montañesa se debe al resultado de dos estilos de vida, reflejo de la dualidad del propietario a la vez hidalgo y hombre de la tierra. La casa se haya muy bien restaurada y el magnífico escudo barroco en la fachada se conserva perfectamente. Los Cachupín eran uno de los linajes más antiguos de toda España y provenían de Laredo. Fueron incluso mencionados por Cervantes en “El Quijote”. Fueron muy influyentes en la conquista de América y se dijo que los españoles eran llamados “cachupines” por esta familia, aunque lo cierto es que hay más de leyenda que de realidad en esa historia. La casa se haya muy bien restaurada y el magnífico escudo barroco en la fachada se conserva perfectamente. “Primero faltarán lobos y encinas que casas cachupinas". A la izquierda de la casa hay un rollo con cruz en donde aparece una calavera con dos tibias. Sobre ella está escrito: “Qual me bes, te berás”. Debajo hay otra inscripción: “Quien se desvela pensando en la última partida, halla en la muerte la vida”.
Casa del Valle
La casa del Valle o de los Hoyos es una obra monumental de columnas, balcones y ostentosos enrejados de los siglos XVI-XX. Nada más acceder al barrio de Colindres el de Arriba vemos la casa. Consta de planta baja, dos pisos de sillería y cubierta a cuatro aguas. Con balcones individuales en su fachada, sostenidos por columnas y ostentosos enrejados, es una casa muy vistosa. En una esquina de la casona se encuentra un escudo de talla artística y campo alemán con las armas de Hoyo, Alvarado, Solórzano y Sarabia. De esta casa de Hoyo de Colindres fue Don Pedro del Hoyo, secretario de Felipe II y alférez mayor de Laredo. Recientemente y tras años de abandono, los actuales propietarios han recuperado la casona ofreciendo alojamiento de calidad bajo la categoría de Posadas de Cantabria.

No se admiten más comentarios