Cumbre del Monte El Buciero

 

Tipo de ruta: apie

Tipo de recorrido: Circular

Tipo de firme: Asfalto-Sendero-monte

 

perfil-cumbre-buciero

Detalles:

Conoceremos los principales ecosistemas presentes en el Monte Buciero (encinar costero, acantilados, karst etc…) además de singularidades botánicas en esta “isla” de bosque mediterraneo como las resultantes en el entorno de la mina de hierro abandonada asi como elementos patrimoniales de elevado valor tales como La Atalaya y el Fuerte El Mazo.

Fuerte El Mazo o Napoleón
Se dice que el propio Emperador dirigió la construcción del fuerte en 1812. Este enclave domina todos los puntos al norte y oeste evitando cualquier ataque, tanto mediante desembarco en la Playa de Berria como a través de una invasión por tierra.
El Fuerte contaba con un cuartel para más de un centenar de soldados y con un almacén de repuestos. Tal fue la magnitud de la obra que exigió un fuerte desembolso y supuso esfuerzos importantes llegándose a desmontar parte de la peña sobre la que se estaba levantando.
Fue reformado ligeramente en 1870 y en 2001 en su totalidad y cuenta con la consideración de Bien de Interés Cultural.
Polvorín El Helechal
Desde este punto se toma la pista asfaltada que a la izquierda se dirige a El Dueso, observaremos a la derecha el antiguo Polvorín El Helechal un sólido edificio de dos naves y cuatro departamentos independientes para contener tanto pólvora como cartuchería y proyectiles para artillería.
Tiene planta cuadrangular, pararrayos y un muro perimetral de ladrillo para absorber el impacto de una posible explosión.
Foto Yusa
Coger desvío a la derecha como indica la flecha.Se continua por la pista hasta que, a menos de medio kilómetro aproximadamente, hay que desviarse por otra pista asfaltada ascendente que se dirige al paraje conocido como Yusa, zona donde se localizan varias explotaciones ganaderas.
Yusa
En esta zona encontraremos espacios que cumplen la función de cobijo, zona de alimentación y refugio para varias especies faunísticas.
Giro a la derecha
Justo antes de llegar al fin de la pista asfaltada, hay que tomar un camino de tierra que nace a la derecha, sortearemos un cierre para el ganado, llegando a una pequeña campa donde en su parte superior derecha observaremos un pequeño claro donde continuaremos el ascenso.
Sendero
Sendero que debemos seguir una vez que hemos girado a la derecha.
Sendero ascendente
En este ascenso en el cual obviaremos una senda a la derecha ascenderemos de forma zigzagueante donde apreciaremos encinas, laureles o madroños además de un singular abrigo de roca caliza.
La Atalaya
Finalmente alcanzaremos la cumbre a unos 312 m. de altura sobre la que se asienta el puesto circular de vigilancia de La Atalaya cuya estructura actual data del siglo XIX aunque se tiene constancia de que en el siglo XI era utilizado como oteadero de ballenas.
Vistas panorámicas de La Atalaya
Las vistas panorámicas desde este excepcional mirador natural son inmejorables.
Descenso de La Atalaya
Desde este pequeño punto seguimos un pequeño sendero que nace al lado contrario del lugar por donde se alcanzó la cumbre internándonos en el bosque.
En este rápido descenso apreciaremos encinas, laureles, madroños y multitud de enredaderas y plantas trepadoras.
Cuatro Caminos
Continuando a la derecha llegamos a Cuatro Caminos y seguimos de frente por un camino rodeado de encinares y donde admiraremos espectaculares acantilados.
Giro dirección cumbre de El Buciero
Para dirigirnos a la cumbre del Buciero tomaremos un desvió a unos 50 metros antes de llegar a la altura de la Casa de La Leña, nos internamos en el bosque atravesando un singular “desfiladero” donde observaremos progresivamente como varia la composición de la frondosa masa forestal por la que transitamos.
Mina de hierro
Este hecho viene motivado por la localización en esta zona, a comienzos del s.XIX de una mina de hierro a cielo abierto. Al ser abandonada especies atlánticas como el avellano, roble, acebo o el haya mas adaptadas a las condiciones climáticas actuales, sustituyendo en gran medida a la vegetación preexistente de carácter mediterráneo .
Valle de los avellanos
Siguiendo la senda alcanzaremos el singular “Valle de los Avellanos” una dolina ocupada casi ex exclusividad por esta especie.
A la derecha parte un estrecho camino en fuerte pendiente por el interior del bosque, en el trayecto aparecerán dos pasos complicados: el primero de ellos se encuentra junto a un área de afloramientos rocosos, donde el camino parece continuar de frente pero realmente hay que dirigirse a la derecha hasta retomar el sendero de tierra para a continuación en una zona con escasa pendiente tomaremos un desvió ascendente a la derecha obviando el camino de frente.
Cruz de El Buciero
Ascendiendo por el sendero llegaremos a una primera zona herbácea para a continuación introducirnos en una zona boscosa donde llegaremos a una pradería de gran tamaño recorreremos el estrecho sendero entre matorrales y roquedo para finalmente llegar a la cumbre donde se levanta una gran cruz y un mástil y donde tendremos el privilegio de presenciar unas vistas de la villa, de la playa de Berria y todo el estuario del Ason.
Descenso de El Buciero
Desde este excepcional mirador panorámico acometeremos el descenso hacia el Fuerte El Mazo por un terreno agreste dominado por el roquedo hasta alcanzar un estrecho sendero de tierra que desciende hasta una cabaña abandonada.
Desde allí y tras franquear un cierre en mal estado, solo resta descender por el camino entre los muros de la parcelaria para finalizar el recorrido de nuevo en el Fuerte El Mazo.

 

 

 

No se admiten más comentarios