Patrimonio de NOJA

Iglesia de San Pedro
Está situada en la Plaza de la Villa, es el punto más alto de Noja. Su estilo es gótico y destaca su esbelta torre. Hay documentación en los cartularios de Santa María de Puerto de Santoña que la datan en el S. XI, aunque se sabe que anteriormente había un convento, del cual se conserva una capilla.
El interior es una planta de crucero con tres naves, la central más grande y alta. Su factura es gótica, con nervaduras diagonales recogidas en conchas. Cierra la obra un ábside semicircular.
En la nave de la izquierda se encuentra un hermoso monumento funerario con esculturas orantes que representan a Don Gonzalo de Velasco y Castillo y su esposa Doña María Fernández de Isla, con atuendo de campesina en su tocado. Son los antepasados de los actuales Marqueses de Velasco.
El altar mayor es barroco, aunque sencillo y en su centro preside la imagen de San Pedro, patrono de la parroquia. A sus lados y con la categoría de copatrones están los Santos Mártires, Emeterio y Celedonio, que salen en procesión el día 30 de agosto y dan vuelta a la iglesia, acompañados por danzantes, pitero y tambor y el pueblo, mientras se echan las campanas al vuelo.
Culminan los altares laterales dos óleos de factura clásica, bien copiados, del descendimiento de Rafael, realizado por Joaquín Arnáiz y de Jesús y San Juan, niños, de Murillo, pintado por Zenón Ruigómez.
En las obras de una cercana restauración han aparecido los esqueletos de 4 posibles abades, todos ellos de gran estatura - según los antropólogos - lo cual hace sospechar que eran clérigos de la Diócesis de Nájera, familias con más de 1,90 de altura, a decir de las crónicas.
Palacio y Torre de los Marqueses de Velasco
Situada en la plaza de la Villa, este edificio fue declarado Bien de Interés Cultural en 1992.
Consta de torre cuadrangular con cubos circulares en las esquinas con casona adosada, todo ello rodeado por una cerca con portalada, siglos XV y XVII respectivamente. Su interior fue destruido en un incendio en el S. XVIII. Se fueron haciendo añadidos y alas, hasta llegar a su distribución actual, coetánea del incendio. Allí han nacido y vivido, durante muchas generaciones, militares, clérigos, letrados y héroes que han dado renombre al pueblo de Noja. Un viejo y gastado escudo que da paso a la torre, con las armas de Castillo, tiene a sus lados una leyenda que dice: "Casa y solar de Castillo, cabeza de vando de negretes, hermana de la que está sita en castillo..."
Palacio de los Marqueses de Albaicín
Situado en la calle de Los Pinares, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1992. Es un magnífico conjunto de casa con torre, capilla y parque profusamente arbolado que cierra con una portalada.
Sobre una casona del XVI, el Marqués de Albaicín, encargó su ampliación y reconstrucción al famoso arquitecto cántabro Leonardo Rucabado y constituyó el regalo de bodas para su esposa Dª Obdulia Bonifaz. En la portalada preside un buen escudo con las armas de Alba, Ramirez de Arellano, Bonifaz y Fernández de Cordoba. Tiene escusón con la leyenda Ave María que corresponde al apellido Pérez del Pulgar. Otro escudo tiene las armas de Bonifaz y en la puerta de la capilla se repiten las armas de la portalada. La reforma de principios de este siglo, añadió a la torre original una nueva fachada con solana y una pequeña buhardilla en la cubierta. Hoy en día ha sido adquirida por el ayuntamiento de Noja, para alojar en ella la Casa de la Cultura, constituyendo un excelente marco lleno de posibilidades.
La casona del Obispo Assas
Situada en la calle de Los Pinares, se trata de una casona indiana, construida por el obispo e inquisidor general de México don Domingo de Assas y Vélez de Argos en la primera mitad del S. XVIII. Posteriormente, su descendiente Francisco Antonio de Assas Villota y del Hoyo amplió la casa dándole el aspecto actual.
Es de arquitectura regionalista, estilo muy demandado por la nobleza de la época. Consta de planta baja, piso principal y desván. En la fachada vemos el emblema del inquisidor Don Domingo de Assas.
En su jardín se puede apreciar el ciprés de Monterrey, con más de 9 metros de circunferencia, catalogado como Árbol Singular de Cantabria.
Casa de Manuel Morales
Situada en la calle de Los Pinares, es un edificio de estilo regionalista inspirado en elementos de las casonas montañesas, aunque también añade elementos de otros estilos como el modernista y clasicista. Data de 1913 y su autor fue el arquitecto cántabro Leonardo Rucabado.
Casona de Los Ris y Garnica
Se encuentra en la calle de Los Pinares y data del S. XVII. Destaca su gran sobriedad, sin más adornos que los añadidos del escudo, sus relojes de sol y las geometrías del alero.
Fue el solar originario de la familia Assas, y la casa actual la construyó Joseph de Ris Assas a quien pertenece el escudo. La familia Ris emparentó en el siglo XVIII con los Garnica, cuyo escudo está en la imponente portalada. El edificio consta de casa y capilla y en su construcción participaron canteros de Noja.
En su jardín destacan espectaculares ejemplares de ciprés y tilo.
Casa del Carmen
Situada en el Barrio de Fonegra, fue fundada en 1735 por don Juan Antonio Cabanzo y de la Gándara y doña Josefa de Assas Venero, cuyas armas pueden verse en la fachada.
Se trata de un bello y sólido palacio conocido también como "San Jerónimo el Real", debido a que durante muchos años, cientos de niños madrileños de las colonias de San Jerónimo El Real veraneaban en unos pabellones anexos.
Está construida en forma de "L" sobre una torre, y cuenta con una capilla, bajo la advocación de la Virgen de El Carmen, portalada y una hermosa escalera interior. En la actualidad, el Ayuntamiento de Noja está rehabilitando este edificio con el objetivo de que albergue un centro multidisciplinar especializado en diferentes áreas como la investigación o el turismo.
Casa Palacio de Cilla
A la entrada de Noja por la carretera de Castillo, en el barrio de Cabanzo, se encuentra esta solariega Casa-Palacio, edificada en el siglo XVII y declarada Bien de Interés Cultural en 1994.
Está compuesta por capilla, imponente torre, vivienda, cerca y portalada monumental y es conocida popularmente como la casona de La Torre. En la fachada destaca la sobria arquitectura y el escudo familiar, rompiendo la línea de la cornisa.
Fue edificada por don Juan de Cilla, procurador general y probablemente el primer alcalde de Noja, sobre la antigua torre medieval familiar.
Casa del Capitán Francisco Venero
Ubicada a la entrada de Noja, en el barrio de Cabanzo, se trata de una casona blasonada que data de finales del siglo XVII y tiene una rigurosa geometría de piedra que da sobriedad a su fachada, no presentando más adornos que los escudos de los linajes Venero y Cabanzo. Contrasta con el romántico jardín que la rodea.
Los Venero siempre han estado muy vinculados a la Villa. Claro ejemplo de cariño y ligazón es el caso del capitán don Pedro de Venero, quien desde México envío 1.000 escudos de plata para fundar las escuelas de primeras letras. La viuda del capitán don Francisco de Venero, doña María Ana de Garvijos, fue patrona de las escuelas en 1717.
Puente de Helgueras
Se encuentra en el camino de Noja a Helgueras y es conocido popularmente como puente romano. La fecha de su construcción, por el dibujo que forman sus dovelas, en arco apuntado, es bajo-medieval.
En este punto confluyen las aguas saladas del mar con las dulces que brotan del interior, conformándose de este modo los humedales de las marismas de Victoria. Es de 5 ojos, aunque por el estado actual de las mareas y el relleno de sedimentos, sólo se ven los 3 centrales.
Es de suponer, que por debajo de él pasaban barcazas con trigo y maíz para la molienda en los dos molinos de marea de sus proximidades.
Paseo de las Traviesas
Junto a la carretera que enlaza Helgueras con Argoños, este paseo fabricado con antiguas traviesas para la huella y la balaustrada previamente tratadas para no contaminar. Tan peculiar para caminar, merece la pena seguir dicho paseo hasta llegar a una intersección donde terminará el "adoquinado" de madera para pasar a un pavimento normal de asfalto. Desde aquí se accede al molino de Victoria.
Molino de Victoria
En la carretera que enlaza Helgueras con Argoños, este molino de marea que se comenzó a construir en el año 1629 por orden del concejo del la Villa y fue declarado Bien de Interés Cultural en 1987. Actualmente se encuentra rehabilitado. Comprende el edificio del molino y la presa en la marisma.
Un año después de su construcción, se levantó el puente de Helgueras (conocido como puente romano). La presa servía para albergar el agua que llenaba la laguna durante la marea alta, la cual se dejaba escapar durante la marea baja a través de los cañones del molino. En estos cañones se situaba la rueda matriz o rodete que, al pasar el agua, movía y ponía en funcionamiento la maquinaria que molía el maíz. En origen, durante la marea alta, el mar llegaba a cubrir los extremos del puente de Helgueras cortando esta vía de comunicación con el pueblo. Pero la acumulación de arena de la playa de Trengandín fue cerrando la entrada del mar y dejando el molino sin funcionamiento que acabó cerrando hace casi 60 años.
Visitas:
Horario: hasta el 15 de junio: Visitas: Viernes: de 17:00 h. a 20:00 h.
Sábado: de 10:00 h. a 14:00 h. / de 17:00 h. a 20:00 h.
Domingo: de 10:00 h. a 14:00 h.
Precio: entrada gratuita

No se admiten más comentarios